READING

Qué preguntar a tu potencial compañero de piso ant...

Qué preguntar a tu potencial compañero de piso antes de mudarse juntos

Encontrar el compañero de piso perfecto no siempre es tarea fácil. Sí, puedes tener grandes colegas con los que te encanta pasar el rato. Sin embargo, ser mejores amigos y vivir juntos no siempre van de la mano… y ¿quién quiere arruinar una amistad de toda la vida? También puede pasar que quieras compartir tu apartamento y te hayan recomendado ese súper encantador amigo de… quien sea. Puede que parezca perfecto a primera vista, pero no te precipites… ¡las apariencias engañan!

Para evitar situaciones incómodas, hay una serie de cosas que debes saber sobre tu potencial compañero de piso antes de decidir vivir juntos. Repito: ANTES, porque no tiene ningún sentido que lo hagas cuando el daño ya está hecho. Deja a un lado la timidez, pregúntale todas tus dudas y confía en tus instintos. Y no te preocupes si te sientes como si estuvieras jugando a los detectives… ¡es totalmente normal!

Rutina diaria

Conocer la rutina de tu potencial compañero de piso te dará una idea de si sois compatibles o no. Pregúntale cómo es un día típico en su vida: a qué hora se levanta y se acuesta, si trabaja o estudia, qué suele hacer por las tardes… Si eres un madrugador, pero tu compañero de piso es un noctámbulo que se queda hasta las tantas viendo la televisión en el salón, quizá te resulte molesto.

Además, infórmate de si tiene normas de la casa o hábitos “especiales”. Aquí tienes algunos ejemplos.

Fiestas, visitas y fines de semana

Es importante saber si tu potencial compañero de piso es un fiestero o un lobo solitario. Recuerda, no seas descarado y pregúntalo sutilmente: ¿te gusta que haya ambiente en casa o prefieres mantener la fiesta fuera? ¿con qué frecuencia invitas a tus amigos? ¿qué sueles hacer los fines de semana? Si no quieres que tu casa se convierta en una discoteca, sé sincero con él/ella. De no ser así, te arriesgas a descubrir su identidad fiestera cuando tu piso ya esté hecho un desastre.

Humo y tabaco

Vivir con un fumador (de cualquier tipo) es un factor decisivo para algunas personas. Si no fumas pero no te importa compartir piso con alguien que sí lo hace, asegúrate de que ambos estáis de acuerdo sobre los lugares donde está permitido. De la misma forma, si tú eres fumador, díselo. Ten en cuenta también si tu casero y tu alquiler permiten fumar en el interior del piso.

Facturas y pagos

Hablar de dinero es delicado, y algunas personas prefieren evitarlo para ahorrarse momentos incómodos. Sin embargo, debes ser muy claro sobre cuáles son tus expectativas en cuanto a facturas (tanto individuales como compartidas) y cuándo y cómo pagarlas. Si tu potencial compañero te insinúa que pasa por alto facturas… no hay nada más que hablar. Siguiente, ¡por favor!

Limpieza

La limpieza -o la falta de ella- es uno de los principales problemas de convivencia. Si tu compañero no es muy exigente con ello, no esperes a que lo admita. Por eso, intenta averiguar con qué frecuencia limpia, cuáles son sus tareas favoritas y si estaría dispuesto a contratar un servicio profesional si fuera necesario. Sobre todo, deja claro cuáles son las expectativas de limpieza de las áreas comunes como el salón, la cocina o el cuarto de baño.

Utensilios y gastos compartidos

¿Amar es compartir, o cada uno con lo suyo? Imagínate que llegas a casa después de un laaargo día de trabajo y ese suculento plato que te habías preparado con tanto amor y cariño ha desaparecido. Establece con tu compañero de piso quién va a comprar, pagar y utilizar cada cosa. No sólo ropa o comida, también utensilios comunes como la plancha, el microondas o incluso reformas necesarias.

Experiencias pasadas con otro compañero de piso

Ten cuidado si tu candidato solo te cuenta catástrofes sobre sus ex-compañeros de piso. Sobre todo, si siempre les echa la culpa a ellos y dice ser “el bueno”. Si no quiere hablar de ello o te dice que “no se acuerda”, investiga un poco y pide referencias. Si no puedes contactar con antiguos compañeros de piso, prueba con personas que hayan trabajado con él (dos o tres deberían ser suficientes).

Mascotas

¿Eres alérgico a algunos animales? ¿Tienes mascotas o estás pensando en adoptar una? ¿O prefieres vivir sin cuadrúpedos? ¿Es tu potencial compañero de piso un amante de los animales ansioso por convertir su futuro hogar en un zoológico? ¿Hay restricciones de mascotas en tu edificio? Antes de aceptar a cualquier persona como tu futuro compañero, explícale cuál es la “política de mascotas”: si aceptas animales (y de qué tipos) o no, normas de la casa, en qué partes de la casa pueden estar…

Amor y parejas

Estar enamorado es fantástico… excepto cuando tu hogar se convierte en el nido de amor de Romeo y Julieta y empiezas a sentirte como un “aguantavelas” en tu propio salón. Puede ser muy incómodo si “el otro” o “la otra” pasa más tiempo en tu casa que en la suya. Incluso puedes notar un aumento en tus facturas: ¡no olvides que hay una persona más viviendo allí! De la misma forma, confiésale a tu potencial compañero de piso si esta es tu situación. Por el bien de los dos, sé muy claro sobre este aspecto y estableced algunas normas como la frecuencia y horas de visitas.

Para saber más consejos, echa un vistazo a nuestra guía de supervivencia para compartir piso. Y, si todavía no has encontrado a nadie pero te estás preguntando cómo sería… haz este test y descubre cuál sería tu compañero perfecto en la ficción. Al fin y al cabo, soñar es gratis, ¿verdad?


Digital Marketing Specialist

Artículos relacionados

INSTAGRAM
Follow us!