READING

8 consejos para ahorrar dinero si vives de alquile...

8 consejos para ahorrar dinero si vives de alquiler

Si actualmente estás viviendo en una casa de alquiler, sabrás que además de la renta mensual hay muchos otros gastos a tener en cuenta. Independizarse es genial y tarde o temprano lo tenemos que hacer. No obstante, a veces olvidamos que pagar un alquiler no es algo trivial. Piénsalo así: ¿qué porcentaje de tus ingresos va destinado a ello? Además, si eres primerizo en el mundillo de los alquileres, puedes tener la sensación de que ahorrar no es lo tuyo, y que estás gastando más dinero del que deberías. Y a nadie nos gusta “tirar” el dinero, ¿verdad?

Seguramente más de una vez hayas pensado en dejar de lado cosas que te hacen ilusión con tal de ahorrar. Sin embargo, todo es cuestión de saber optimizar y racionar el dinero. Lo primero que tienes que hacer es saber en qué lo estás empleando, y en qué cantidades. Luego, puedes ir más allá y explorar otras formas para optimizar tus facturas. ¡Sigue leyendo para saber cómo hacerlo!

  1. Apuesta por la eficiencia energética

Vivir en un hogar respetuoso con el medio ambiente puede significar mucho más de lo que crees, sobre todo a largo plazo.

Hay mejoras muy sencillas que repercutirán rápidamente en tu cartera, como es renovar el sistema de iluminación. Por ejemplo, utilizando bombillas LED, ya que son más eficientes y duraderas que las incandescentes. Éstas, además de estar obsoletas, consumen muchísimo, lo cual, en palabras de Energy.gov, es tirar el dinero.

Otra forma muy fácil de consumir menos es aislar correctamente la casa. Fíjate si las ventanas y puertas exteriores cierran bien, comprueba que no tengan rendijas, y repáralas o coloca burletes en caso necesario.

Si quieres invertir un poco más, para ahorrar a largo plazo, una de las mejoras más importantes a nivel económico es el uso de calderas de condensación. A diferencia de las convencionales, éstas aprovechan el calor residual para pre-calentar el agua y así aumentar el rendimiento, permitiendo ahorrar en calefacción y en agua caliente.

  1. Encárgate del mantenimiento

Es totalmente normal que, con el paso del tiempo, algunas cosas del hogar se rompan o se deterioren y necesiten reformas. Es cierto que has pagado una fianza y que en el contrato de alquiler hay cláusulas sobre reparaciones. Pero, si eres capaz de arreglar o mantener tú mismo alguna de estos desperfectos, puedas ahorrar dinero. No sólo eso: también puedes pedir un descuento en el alquiler por hacer este favor.

  1. Negocia el precio del alquiler

Hay momentos perfectos para poner sobre la mesa el precio de tu alquiler. Por ejemplo, cuando acaba tu contrato, cuando pasa alguna incidencia grave que te impide disfrutar de algún servicio de la casa, o cuando bajan los precios en la zona, tal y como explican en En Naranja.

Si te gusta tu piso pero el propietario quiere subir el precio, intenta negociar para al menos mantenerlo. Si has sido un buen inquilino, explícale que no puedes permitirte una renta superior. Piensa que para él es más barato mantenerte que arriesgarse a que nadie alquile su propiedad durante meses, o a encontrarse con inquilinos morosos.

  1. Compra muebles de segunda mano

Si te acabas de mudar a tu primera casa de alquiler, ¡cuidado con los impulsos! Gastarte una fortuna en muebles nuevos quizá no sea la mejor opción para tu bolsillo. A ser posible, utiliza los que ya vienen incluidos en la vivienda, si hay. Si no, busca mobiliario de segunda mano. Hoy en día en Internet puedes encontrar grandes gangas a muy bajo precio.

Además, si no te da apuro también puedes preguntar a familia o amigos si tienen algo que ya no no necesitan, o tomarlo prestado por un tiempo. ¡Al menos hasta que te hayas establecido del todo en tu casa nueva!

  1. Infórmate sobre los precios del mercado

Investiga cuáles son los precios medios de tu barrio para saber si tu alquiler es razonable. Si ves que estás pagando de más y el propietario de la vivienda no quiere adaptarlo, haz cálculos y evalúa si merece la pena continuar allí o mudarte a otro lugar. ¡Seguro que puedes encontrar algo mejor por menos dinero!


Si el precio es ligeramente inferior, quizá no sea necesario mover cielo y tierra para bajarlo. Sin embargo, nunca está de más conocer el mercado y que el propietario sepa que estás al tanto. ¡Por si acaso!

  1. Comparte piso

Dividir el alquiler con otra persona siempre será más barato que pagarlo todo tú solo. Sí, vivir solo es un lujo y es posible que no quieras perder esa tan apreciada independencia. No obstante, puedes ahorrar muchísimo. No solo por el alquiler, también por otros gastos extras que no vienen incluidos tales como el agua o la calefacción. Si tenéis gustos comunes, podéis comprar la comida y cocinar conjuntamente para repartir estas facturas.

Hablando de comer… ¿sabías que cocinando y preparando tu propia comida puedes ahorrar hasta un 70% de tus gastos en alimentación? ¡No hace falta que seas un chef para elaborar menús sanos y riquísimos! Además, piensa en todo lo que ahorras comparado con comer fuera de casa.

  1. Ahorrar mediante el consumo responsable

Cambiar algunos hábitos cotidianos que quizá hayas pasado por alto puede tener un gran impacto en tu cuenta bancaria. Por ejemplo, abrir las ventanas en lugar de poner el aire acondicionado; encender la calefacción sólo cuando sea necesario; apagar aparatos como el ordenador o la televisión y que no estés usando en ese momento; o lavar la ropa por la noche y dejarla secar por la mañana (si hay tarifa nocturna).

Aunque no te des cuenta, se desperdicia muchísimo cuando no se hace un uso responsable de las instalaciones y los aparatos eléctricos. Además, consumir con cabeza no sólo es bueno para tu factura, ¡también lo es para el medio ambiente!

En este artículo puedes encontrar un montón de ejemplos para ahorrar energía y optimizar el consumo.

  1. Calcula tus gastos mensuales

No hay forma de ahorrar si no tienes bajo control cuánto dinero estás pagando y en qué lo estás empleando. Por eso, es fundamental que revises semanal o mensualmente de cuáles han sido tus grandes compras o facturas. De esta forma, de cara al siguiente periodo podrás optimizar más y ver cuál es el margen de ahorro que te puedes permitir.

Existen muchas aplicaciones que te permiten hacer seguimiento de tus gastos, directamente desde tu móvil. Por eso, te recomiendo investigar cuáles hay para que encuentres la que mejor se adapte a tus necesidades.


Digital Marketing Specialist

Artículos relacionados

INSTAGRAM
Follow us!