READING

Guía de supervivencia para compartir piso

Guía de supervivencia para compartir piso

Como casi todo el resto de los mortales, seguramente has tenido, o tendrás, que compartir piso. Probablemente ya sabrás a lo que me refiero: salas de estar desordenadas, habitaciones abarrotadas de cosas o platos sucios amontonados por la cocina son desgraciadamente las realidades diarias a las que se enfrentan los co-inquilinos.

En mi caso, crecí en una bonita y muy espaciosa casa en la que todos teníamos suficiente espacio personal y para nuestras cosas. Años más tarde, cuando me mudé a la universidad comenzó mi aventura de compartir apartamentos minúsculos con desconocidos.

Compartir piso es una opción recurrida más que nada por ahorrar en gastos. Por otro lado, has de estar dispuesto a vivir en tu propia carne las alegrías y los horrores que esto conlleva. Si tienes un poco de suerte, puede incluso resultar una experiencia maravillosa. Sin embargo, muchas veces termina siendo más amargo que satisfactorio. Tras años de ir ganando experiencia en el terreno, aquí os dejo unos cuantos consejos para hacer que este periodo de tu vida sea más llevadero:

1. No excluyas a ningún compañero

Aunque no te caiga bien alguno de tus compañeros, no evites verlos. Que viváis bajo el mismo techo no implica que tengáis que ser mejores amigos. Sin embargo, a nadie le gusta sentirse excluido, sobre todo cuando vives lejos de tus familiares. Intenta coincidir en las comidas, ver películas o programas de televisión juntos, ese tipo de cosas. Hacer cosas en común fortalecerá vuestra relación y mejorará la convivencia.

2. No te olvides de las tareas de limpieza

El baño no es un laboratorio de multiplicación de microorganismos ni tú Ferrán Adrià en busca del sexto sabor en tu cocina. Intenta dejarlo todo como a ti te gustaría encontrarlo. Organizar un calendario con las tareas de limpieza que han de cumplirse resulta muy útil, siempre y cuando se respete…

3. “Mi libertad termina donde comienza la tuya”

Regla de oro básica: respetar la intimidad del otro. Ni se te ocurra entrar en las habitaciones de los demás a no ser que tengas permiso. Esta regla se puede aplicar también respecto a las pertenencias de tus compañeros aunque estas estén en zonas comunes. Ser respetuoso es un principio básico; y extendible más allá de la simple convivencia.

4. No te canses de preguntar

No tomes decisiones que puedan afectar a tus compañeros de piso sin preguntar antes. Por ejemplo, invitar a un montón de amigos a casa o decidir pintar de rojo las paredes del salón no es una decisión que deberías tomar de forma independiente. 

5. “Respect” no es sólo una maravillosa canción de Aretha Franklin

Hazte con unos buenos auriculares. Puedes usarlos tanto para no molestar a los otros cuando quieras escuchar tu música o ver tus películas, o como una fantástica vía de escape cuando tus compañeros no sean tan considerados como tú. Básicamente ten en cuenta que no todo el mundo tiene los mismos horarios, y que respetar el que unos puedan estar durmiendo u otros estudiando es fundamental.

6. Deja siempre claras algunas cosas antes de empezar

Decide desde un primer momento cómo se distribuirán los espacios en la cocina para que no hayan malentendidos, las reglas a la hora de invitar a amigos a casa, las cosas que están permitidas y que no en las zonas comunes, etcétera…

apartment sharing

Pero, sobre todo, aprende tanto como puedas. Compartir un piso es una magnífica oportunidad para aprender lecciones de la vida! Aprenderás cosas sobre personas que quizás nunca te planteaste conocer, de lugares y tradiciones distintas a las tuyas. Durante esta aventura, aprenderás a ser una persona más tolerante y respetuosa.

¡Comparte con nosotros tus experiencias sobre compartir piso!


Web Content Specialist

Artículos relacionados

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSTAGRAM
Follow us!