READING

Home staging: cómo preparar tu casa para venderla ...

Home staging: cómo preparar tu casa para venderla más rápido

¿Así que quieres vender tu casa? Y supongo que la querrás vender rápido. Por supuesto, ha sido tu hogar durante un tiempo y crees que su potencial no pasará inadvertido a los compradores potenciales. Y que, por eso, pasarán por alto sus defectos. Ese es tu primer error. La gente no quiere vivir en un sitio con problemas de antemano, y desde luego no quieren ver las fotos de tu bisabuela. Lo que quieren es un sitio que puedan hacer suyo rápidamente. Tu trabajo es asegurarte de que se sientan como en casa desde el momento que atraviesan la puerta. Y puedes hacerlo fácilmente siguiendo estos 5 pasos de home-staging.

Limpieza general

Lo primero que espanta a los compradores es la suciedad. Si quieres vender tu casa, deberás limpiar cada centímetro cuadrado de la propiedad, y asegurarte de que además está ordenada. Si no, quienes la visitan pensarán que eres tan descuidado con su mantenimiento como lo eres con su limpieza. Además, puedes aprovechar esta limpieza general para inspeccionar todos los elementos de la casa y apuntarte en una lista cuáles necesitan reparación.

¡Agarra una brocha!

Repintar las paredes es una de las formas más baratas de renovar una casa. Simplemente actualizando la pintura usando colores neutros y relajantes le dará a tu propiedad una nueva imagen, más sofisticada. Esto te servirá también para cubrir pequeños desperfectos como grietas finas, humedades o agujeros de clavo.

Si no te convence la idea de pintar una casa de la que te estás deshaciendo, piensa que lo normal es repintar las paredes una vez cada 3-7 años dependiendo de la pintura que elegiste y la función de la habitación. Así que si no lo has hecho los últimos años, piensa que estás usando ese dinero que te ahorraste en su momento.

Un consejo de experto: hay una pintura especial para el espacio entre las baldosas y azulejos. Son zonas que suelen ensuciarse mucho o llenarse de humedad con el tiempo, así que aplicar este producto es uno de los cambios que más se notará. ¡Simplemente recuerda limpiar bien antes para que se adhiera mejor!

Los detalles SÍ importan

Una bañera vieja puede parecer prácticamente nueva limpiándola con productos profesionales y cambiándole el grifo. Es una norma que se puede aplicar a casi todo lo que haya en la casa con elementos metálicos: armarios de cocina, lavabos, fregadero, inodoros, puertas, lámparas… Los interruptores y enchufes también cuentan. ¡Nada desluce más una habitación que un enchufe inclinado!

Además, puedes usar esta pequeña reforma para poner estos accesorios a la moda. Así, la propiedad parecerá más moderna sin suponer un gran gasto.

Pequeños cambios esenciales en el home-staging

Creo que podemos estar todos de acuerdo con que no tiene sentido comprar muebles nuevos cuando preparas tu casa para venderla. Pero tampoco tiene sentido dejarla como está. Lo mejor es eliminar todo lo que no sea necesario para despejar las habitaciones y que la casa parezca más grande. Después, puedes ir a comprar unos cuantos cojines, jarrones y cuadros a la última moda para que la casa no parezca una habitación de hotel. La idea es que sea impersonal pero acogedora, para que la gente pueda imaginarse viviendo ahí. Por supuesto, puedes dejar tus muebles pero recuerda que no todos tenemos el mismo gusto y puede que sea el momento de esconder ese reposapiés de terciopelo rojo que heredaste de tu tía.

Luces, cámara, ¡acción!

Es el momento de enseñar tu obra de arte, pero para ello necesitas la iluminación adecuada. Después de todo, se llama home staging porque tu casa es tu stage, tu escenario. Así que conviértete en un técnico de iluminación por un día y ponte manos a la obra. Las bombillas son muy baratas, así que tampoco necesitarás ir a las opciones menos caras.

Hay ríos de tinta escritos sobre este tema, pero trataré de resumirlo: intenta usar los mismos tipos de bombillas para cada ambiente, ya que el cambio brusco de luz molesta a la vista; reemplaza las pantallas de las lámparas, ya que se amarillean con el tiempo; y añade nuevas fuentes de luz para aparentar más espacio. Ah, y OLVÍDATE de poner fluorescentes. Son francamente feos y molestos.

Por lo demás, ten siempre en cuenta la principal fuente de luz: el sol. Abre las cortinas (¡o quítalas!) y deja que entre en la casa. Esto hará que parezca más grande y alegre.

Y eso es todo, ya tienes tu casa preparada para venderla. ¡Tu único problema será que te de pena dejarla después de haber quedado tan bonita!

Si crees que tu casa necesita un repaso más profundo, no te preocupes. Tenemos un post sólo para eso: las reformas más rentables para vender tu casa.


Digital Brand Specialist at Trovit

Artículos relacionados

INSTAGRAM
Follow us!